Saltar al contenido

Orígenes

Hola, mi nombre es Alex y crecí en una pequeña granja familiar con vacas, cerdos, gallinas, y ovejas.También teníamos varios gatos, un perro y dos huertos grandes: el de mi madre y el de mi abuela.

Cuando yo era muy joven, a mi hermano y a mí nos dieron a cada uno un pequeño terreno en el jardín de mi madre, en el que podíamos cultivar hierbas, algunas papas y fresas.

Huerto parecido al de mi abuela.

Huerto parecido al de mi abuela.

Creo que en ese momento se sembraron las semillas, esas mismas semillas que ahora están dando frutos con este sitio web, porque este sitio fue creado por amor y respeto a la naturaleza.

El deseo de una vida en armonía con la naturaleza está profundamente arraigado en mí, y este sitio es una expresión de esta aspiración.

Amo las fresas; desafortunadamente, las babosas también las aman.

Una plaga de caracoles solo puede ocurrir cuando se alteran los delicados equilibrios de la naturaleza.

Por esto, anhelo mostrar caminos que conduzcan a la armonía de la horticultura original desarrollada durante miles de años en los jardines de nuestros antepasados.

Los molusquicidas no son la solución

Por muchas razones, creo que los cebos envenenados/molusquicidas para babosas no son la solución a un problema de babosas o caracoles.

¿Conoces a alguien que alguna vez esparciera molusquicida y nunca más lo necesitara?

Mi experiencia es exactamente la contraria. Una vez utilizados, los necesitarás una y otra vez.

Es como un analgésico que vuelve adicto al jardín porque el veneno combate los síntomas, no las causas.

La primera vez que me di cuenta de esto fue en la primavera de 2015.

Experiencia en Happy Farm

En 2015, trabajé en un huerto orgánico en Francia, el cual tenía el hermoso nombre de «Happy Farm».

Desafortunadamente, no estábamos contentos en ese momento porque nuestras plantas jóvenes estaban siendo amenazadas por tropas de babosas marrones: las llamadas babosas españolas.

Como mis jefes no sabían qué hacer para salvar a las plantas jóvenes, colocamos molusquicidas para babosas en grandes áreas del jardín. Pero eso no pareció ayudar.

Por el contrario, encontramos más y más babosas durante nuestras sesiones nocturnas de «observación de babosas».

Cuando salíamos al anochecer, a veces recogíamos más de mil babosas. Parecía que las babosas de toda la zona estaban siendo atraídas a nuestro jardín.

Para mí, esto terminó en una experiencia traumática.

Un día estaba sentado en el jardín y me sentí mal del estómago.

Mi jefe y yo vimos a una babosa que se dirigía hacia una de las molusquicidas azules.

Dirigiéndose a la babosa, mi jefe comentó: «¡Oh, no. No hagas eso!» Y ambos nos reímos a carcajadas.

Entonces me di cuenta de que habíamos cruzado una línea.

Buddha jardin

No hay camino a la paz, ¡la paz es el camino! (Thich Nhat Hanh)

No estábamos en un jardín cualquiera. Estábamos en el jardín del monasterio budista «Plum Village».

Y justo lo que hicimos contradecía el principio budista de la no violencia.

Aunque no éramos monjes, nuestro comportamiento iba en contra del respeto por la vida que intentábamos practicar.

Creo que por eso me sentí mal. También recordé que, cuando era adolescente, frecuentemente me hacía la pregunta de «¿cómo me habría comportado en la época del fascismo en Alemania?»

¿Me habría unido a la resistencia?, ¿me habría hecho el de la vista gorda como tantos lo hicieron? o incluso, ¿habría participado en los asesinatos en masa?

Ese día me quedó claro que estaba presenciando y participando de asesinatos en masa. El asesinato en masa de seres extremadamente pacíficos.

Pero eso no fue todo. Incluso me reí de eso. Ese fue el momento en que me di cuenta de lo fácil que es volverse insensible.

Porque las babosas que comen molusquicidas de fosfato de hierro no mueren inmediatamente. En realidad, mueren muy lentamente después de ingerir el veneno.

El hierro hace que se cierre su tracto digestivo y que ya no puedan tragar. Esto significa que mueren de hambre lentamente durante varios días.

Entonces me di cuenta de que esta forma de muerte es una tortura y supe que ya no podía presenciar esto. Ya no podía ser parte y sentí la necesidad de resistirme.

Entonces, traté de encontrar alternativas y de convencer a los otros agricultores de que probaran otros métodos.

Pero desafortunadamente, no actué muy hábilmente y, por lo tanto, choqué contra una pared.

No estaba solo en mis críticas, pero mis jefes no estaban abiertos a evaluar nuevas alternativas.

Finalmente, me retiré de Happy Farm.

Pero fue el inicio en el cual se ideó el plan para escribir lineamientos de control de babosas para todos los jardineros y agricultores para quienes el veneno no es una solución.

Una barrera contra babosas protege a las plantas vulnerables.

Una valla para babosas puede proteger las plantas de manera pacífica.

Métodos alternativos para el control eficaz de las babosas

Como resultado de lo que pasó en Plum Village, busqué alternativas adecuadas y encontré muchas.

Este sitio web es el resultado de mi investigación. Aquí, cualquiera que esté dispuesto a tomar otro camino puede encontrar medios libres de veneno para lidiar con las babosas en el jardín.

Por ejemplo, es posible alejar eficazmente a los caracoles y las babosas de los lechos mediante una barrera para babosas o utilizando cobre contra las babosas.

También es posible restablecer lentamente el equilibrio entre caracoles, babosas y sus depredadores naturales, ya que esto suele ocurrir en todas partes de la naturaleza.

Ambos enfoques se pueden combinar para establecer la armonía natural del jardín de una manera pacífica y no violenta.

Poco a poco Happy Farm ha replanteado sus prácticas, porque el uso de veneno va en contra de los valores budistas de Plum Village.

También quedó claro allí que los molusquicidas para babosas no son una solución exitosa a largo plazo. Son solo una lucha contra los síntomas.

Las causas reales de los aumentos en la población de babosas no se pueden identificar fácilmente, pero se intensificarán si se utilizan molusquicidas.

Frecuentemente escucho que la babosa española no tiene enemigos nativos, ya que esta especie se dice que proviene de España.

Pero este es solo uno de los muchos mitos y fábulas en torno al tema «babosas en el jardín».

La babosa española es de Europa Central, como ha demostrado una reciente investigación genética.

Y las babosas ciertamente tienen muchos enemigos. De lo contrario, no podríamos poner un pie fuera sin pisar uno de ellos.

Entonces, no pierdas la esperanza. Es posible establecer a sus enemigos (pájaros, erizos, sapos, etc.) y restaurar el equilibrio natural en tu jardín.

“Happy farmers change the world!”

“Happy farmers change the world!”

En Happy Farm, tienen una ventaja porque aún viven muchas luciérnagas allí. Y las luciérnagas son uno de los peores enemigos de las babosas y los caracoles.

Pero, desafortunadamente, son susceptibles a la contaminación lumínica y a los insecticidas. Por esta razón, en la mayoría de lugares las luciérnagas ya están extintas. Y una vez extintas, reintroducirlas en un área es complicado.

(Ayuda usar únicamente LED de color blanco cálido de 1000 a 3000 Kelvin. Dado que la luz azul fría, por encima de 3000 Kelvin, es la que más afecta a los insectos. La mayoría de los insectos ni siquiera pueden ver la luz roja cálida).

Afortunadamente, a muchos otros insectos como los escarabajos terrestres, las moscas, y los opiliones les gusta comer babosas.

La extinción de insectos en muchos lugares y el surgimiento de babosas y caracoles parecen estar secretamente conectados.

Por esa razón, una de las mejores medidas contra las babosas es el reasentamiento y protección de insectos.

Haz clic en el enlace para obtener más información sobre cómo promover la biodiversidad en tu jardín.

apoya ayuda babosas

Apoya a Ayuda-babosas

Toda la información de este sitio web es gratuita, pero el proyecto se financia mediante enlaces de afiliados.

Este sitio debe financiarse a sí mismo de alguna manera, y esta es una forma sencilla de hacerlo.

Pido sinceras disculpas a quien no le guste eso. Quizás en un futuro esto ya no sea necesario.

Este sitio fue lanzado con mucha pasión, atención y tiempo.

Con suerte, ayudará a muchos jardineros de una manera exitosa y sostenible.

Esperamos que encuentres lo que buscas.

¡Y que tú y tu jardín estén sanos y felices para que tu cosecha sea gozosa y abundante!

Si tienes alguna sugerencia sobre cómo mejorar este proyecto web, házmelo saber.

Escribe a: info@ayuda-babosas.com

¡Muchas gracias por tu apoyo!


Última actualización: 28 de julio de 2021


¿Encontraste lo que buscabas?

De no ser así, deja un mensaje o comentario.

Intentaré ayudarte y mejorar el artículo.


Muchas gracias por compartir y dejar una buena calificación 🙂

¡Me alegra que estés aquí!

evaluación

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.